¿Qué comen los peces?

Cuando se trata de peces, es importante puntualizar que no hay especie única. Alrededor del mundo existen innumerables ejemplares de estos vertebrados, los cuales poseen diversidad de formas y colores, que hacen de estos seres de sangre fría, uno de los animales que más predominan en el mundo y pueden vivir en diferentes hábitats: agua salada (océanos) y agua dulce (ríos, lagos), por lo tanto, se adaptan a todo tipo de clima.

Los peces de por sí, constituyen el grupo más grande de vertebrados, ya que abarca más de 20.000 especies en las que se incluyen: anguilas, salmónidos, acipenséridos, peces óseos, peces cartilaginosos, mixinos, lampreas, en fin, existe una gran variedad. Lo que si tienen en común es el hecho de ser de sangre fría, estar cubiertos de escamas y el valerse de sus aletas para nadar y sobrevivir.

La alimentación de los peces

Dada la vasta población de peces en el mundo, es imposible generalizar la alimentación de estos pequeños animales, que pueden oscilar entre los 5cm y los 2 mts.

Un pez alimentandose de una hoja

Un gran porcentaje de peces son carnívoros, pues consumen peces de menor tamaño. Pero también existen otros grupos de peces: herbívoros, omnívoros y limníveros. Los primeros basan su alimentación en algas y otras plantas acuáticas, mientras que los segundos también lo hacen, pero también consumen carne de otras especies acuáticas, como medusas, estrellas de mar u otros peces. Igualmente, hay otros que viven de forma parásita dentro de animales más grandes para poder sobrevivir.

Algo curioso, es que la alimentación también respeta la fisionomía propia de cada tipo de pez, ya que algunos poseen dientes largos y afilados para desgarrar y cortar la carne de otros animales, otros poseen dientes pequeños y planos para aplastar a sus presas, mientras otros no poseen dientes sino una estructura similar a un colador para filtrar lo que consumirán.

El menú bajo el mar

De acuerdo a las condiciones propias de su hábitat, el tipo de especie y la fisionomía propia de cada pez, estos animales acuáticos tienen cuatro modos de alimentarse:

  • Peces carnívoros: Su dieta se basa en otras especies como moluscos, gusanos, crustáceos, insectos o peces invertebrados. Algunos peces con esta dieta son los atunes y tiburones, que se valen de sus poderosos dientes para sujetar, cortar y desgarrar a sus presas. Poseen un aparato digestivo corto, aunque un amplio estómago.
  • Peces herbívoros: Su régimen alimenticio abarca todas las plantas y algas que tenga a su disposición, es por ello que se alimentan con mayor frecuencia que los carnívoros, pues el hecho de sobrevivir con material vegetal no le sacia en un solo periodo de comida. La salpa y el pez doncella son algunas de las especies herbívoras por excelencia, son de hecho especies poco comunes. Cuentan con un largo tubo digestivo pero un estómago reducido.
  • Peces omnívoros: También se les llama peces oportunistas, ya que se alimentan tanto de plantas y algas, como de peces invertebrados. Según las circunstancias que se le presenten, pueden comer con mayor frecuencia que los carnívoros que se alimentan en 1 o 2 ocasiones en el día. Una especie muy conocida que posee este tipo de hábitos son las pirañas, pues adecúan sus costumbres alimenticias a su contexto (agua y clima) consumiendo peces diminutos y flora acuática.
  • Peces limníveros: Este tipo de peces son poco comunes, pero optan por seguir una dieta herbívora. Sin embargo, basan su dieta en desechos y organismos vivos, de allí que sean tan habilidosos para escarbar en el fondo en busca de desperdicios y restos de peces.

Algunas curiosidades sobre los peces

  • Estos animales son aerodinámicos, gracias a que poseen una vejiga natatoria que les ayuda a mantenerse a flote.
  • Por lo general el cerebro es más pequeño en comparación a su cuerpo.
  • La reproducción suele ocurrir en aguas cálidas o templadas. Esta especie, por lo general, suelta sus huevos entre las rocas.
  • Los peces son heterotermos, lo que significa que la temperatura externa puede incidir directamente sobre ellos, alterando la temperatura corporal.
  • No poseen párpados.
  • Suelen respirar a través de branquias, de hecho, respiran de modo pulmonar.
  • Poseen una excelente capacidad visual y olfativa, así como por órganos sensoriales altamente desarrollados que les permiten percibir vibraciones como la presencia de depredadores.

¡El universo acuático es todo un mundo por descubrir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *