¿Qué comen los osos panda?

Los mamíferos ancestrales de las montañas de China y el Tibet, han inspirado desde películas hasta movimientos en pro de su preservación, pues actualmente existen en el mundo tan solo 1000 osos panda, lo que los convierte en una especie en peligro de extinción no solo por los cambios en su hábitat, sino también por su reproducción de máximo dos crías y maduración tardía.

Los primeros meses de los osos panda

Uno de los motivos por los cuales los osos panda son una especie en peligro de extinción es que las hembras gestan cada 2 o 3 años, y dan a luz a 1 o 2 oseznos, de cuales en ocasiones, uno fallece en sus primeros meses de vida tras algún movimiento brusco de la madre.

Panda

Durante esos primeros meses, su característico pelaje blanco es escaso y son ciegos, por lo que son guiados por la madre para poder ser lactados por ella durante los 10 primeros meses. A medida que crecen, aparecen las manchas negras que les distingue de otras especies de osos, a la vez que comienzan a alimentarse de brotes y hojas tiernas de bambú.

El Bambú, el menú principal de los osos panda

El hábitat montañoso, fresco y húmedo de los bosques de China, facilita el crecimiento del Bambú, un tipo de gramínea que constituye el alimento fundamental para los osos panda, de allí que este tipo osos sean característicos de climas frescos y un cambio de contexto pueda influir en su extinción.

En las montañas de China existen al menos 200 especies de Bambú y aunque los osos panda se caracterizan por tener un apetito voraz y prueban todo tipo de Bambú, solo 30 especies de la gramínea aportan los nutrientes necesarios para los osos. De hecho, requieren cerca de 12 kilos de Bambú para saciarse y los tallos son su preferencia, a tal punto que puede pasar gran parte del día degustándolo, se calcula que entre 10 y 12 horas aproximadamente.

Los osos panda adultos pueden comer hasta 40 kilos de Bambú, de los cuales expulsa de su organismo al menos 23 kilos, ya que poseen un sistema digestivo bastante lento que les impide asimilar los compuestos de la planta. Por el mismo motivo, comen sentados y pausadamente, pues esto les ayuda a movilizar el alimento por el tracto digestivo, aunque poseen dientes y una mandíbula fuerte para descomponer los troncos de bambú y extraer su pulpa, aunado a la fisionomía de sus patas que les facilita esta tarea.

La dieta alterna

Aunque por naturaleza son herbívoros, los osos panda por ser mamíferos tienen su gen carnívoro por lo que también cazan otras especies como pequeños ciervos, aves y roedores, incluso huevos e insectos, siendo considerados omnívoros. Este tipo de alimentación les impide hibernar como otros tipos de osos, pues aunque pueden llegar a pesar 130 kilogramos, no almacenan grasa en su cuerpo y por ende deben cazar para complementar su dieta.

La vida en los bosques de los osos panda es bastante particular, ya que sus periodos de sueño son más cortos en comparación a otros osos, por ello y sumado a su dieta herbívora e inconsistente, su gran tamaño los hace tener hambre constantemente. De allí que emprendan en solitario la búsqueda de su alimento, valiéndose de un sexto dedo o una extensión de su muñeca para treparse o sostener su presa.

El único modo que los osos panda cacen acompañados es cuando están en época de apareamiento, en la que ambos osos buscan su alimento por 2 o 3 días en el año, tiempo  en el cual pueden procrear.

Su alimento, uno de los motivos de extinción

Su hábitat rodeado de bambúes y la planta por excelencia que les ayuda a preservarse, ha sido tomada también por los humanos para su aprovechamiento, solo que en este caso la comunidad asiática en busca del lucro, ha deforestado las áreas montañosa al talar las gramíneas y esto limita en gran medida la alimentación de los osos panda.

Los asiáticos hacen uso del bambú para construcciones, crear textiles, medicinas, papel, alimentos, instrumentos musicales y biomasa. Esta explotación ha provocado que muchos osos panda hayan sido mudados a laboratorios y centros animales, tanto en territorio asiático como en otros países, para brindarles posibilidades de salvaguardar la especie aun a riesgo de desaparecer al no estar en su ecosistema.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *