¿Qué comen las mariposas?

Estos insectos son bastantes peculiares, no es sólo su colorido y las diversas formas de sus alas, también lo es su alimentación. Usualmente conocemos su crecimiento desde que son capullos y el cumplimiento de su ciclo cuando las larvas se convierten en mariposas, pero más allá de su evolución, muchos desconocen su dieta, su hábitat, sus costumbres, en fin su vida silvestre. ¡Conoce más de ellas!

Aunque de generación en generación ha sido cultura general el conocer el ciclo de metamorfosis, aún hay algunos aspectos desconocidos sobre ello. Para empezar, es necesario tener presente que las mariposas son seres de sangre fría, un aspecto que les hace frenar su desarrollo como un cigoto si las condiciones climáticas no son adecuadas, por lo que sí están expuestas a bajas temperaturas no completarán su ciclo hasta tanto no llegue la época de calor para poder completar su formación y nacer.

Ante la llegada de épocas frías, muchas mariposas emigran buscando condiciones más cálidas para sobrevivir. Una buena opción son jardines con abundantes árboles, arbustos y plantas, es decir lugares apacibles donde puedan alimentarse y no se vea afectada su temperatura corporal.

mariposas

Los hábitos de las mariposas

Sin embargo no todas las mariposas son de hábitos silvestres o de permanecer en espacios abiertos, hay otras que pasan tiempo de las casas, por ejemplo, aquellas que tienen hábitos nocturnos como las polillas.

Sea cual sea el tipo, pertenecen a la familia de los lepidópteros, es decir que poseen pequeñísimas escamas en sus alas mientras que el resto de su cuerpo se recubre de pequeños pelillos, la diferencia es que las diurnas suelen ser coloridas, con alas verticales y poseen antenas semejantes a bastoncillos. Por su parte las nocturnas, son de colores apagados, con antenas esponjosas y sus alas se cierran hacia abajo.

La diversidad se encuentra en las alas

El porqué del colorido que las caracteriza se debe a que deben mimetizarse en su entorno para escabullirse de sus múltiples depredadores como pájaros, murciélagos y otros insectos más grandes. Se estima que existen unas 17 mil especies de mariposas, algunas de las extendidas en el mundo son:

Mariposa azul común

Se caracterizan por su color y pequeño tamaño. Suelen agruparse en colonias y hacer vida en sembradíos y bosques. Suelen ser muy buscadas por los taxidermistas al igual que las Morpho azul que son un poco más grandes.

Mariposa cebra

Suelen tener líneas acentuadas en blanco y negro, de allí su nombre, además poseen alas alargadas y ligeramente onduladas.

Vanesa de los Cardos

Hace vida en prácticamente todo el mundo. El color de sus alas inicialmente es amarillo y con el tiempo van mudando sus diminutas escamas, hasta tornarse moteadas entre anaranjado, negro y blanco. A veces pueden tener algunos tonos rojizos y grises en sus contornos.

Mariposa Monarca

Son consideradas las mariposas más bellas y la reina de esta especie, por eso el nombre, pues suelen tener alas definidas de un tono anaranjado intenso. Aunque viven poco, nacen en momentos fijos del año: marzo-abril, mayo-junio, julio-agosto y septiembre-octubre, estas últimas sobrepasan el periodo normal de vida de las primeras generaciones que rara vez superan los 6 meses.

¿Cómo viven las mariposas?

Sea cual sea la especie, su formación es igual para todas: Huevos, larvas, crisálida y finalmente mariposa. Los huevos de mariposa son perceptibles en hojas y suelen tener forma redondeada u ovalada, esto varía según la especie. Una vez que nacen y son orugas su tarea primordial es alimentarse, pues requieren mayor cantidad de nutrientes.

El tipo de hoja sobre la que nace, suele ser su fuente nutricional pues aún no tiene mucha movilidad, lo que si es cierto es que mientras más se alimenta se fortalece y expande hasta la siguiente fase. Su dieta también incluye flores, raíces, tallos e incluso frutos si les son accesibles.

Al convertirse en mariposas, realmente no comen, ellas absorben los ingredientes que necesitan para sobrevivir a partir del néctar de las flores, la savia de los árboles, algodoncillo, los líquidos presentes en heces animales, así como lágrimas, orina y sudor de cualquier mamífero. También basan su dieta en el jugo de ciertas frutas en condiciones normales o en descomposición. En el caso de las mariposas nocturnas, estas no se alimentan, es por ellos que tienen un periodo de vida de máximo 6 días.

Las mariposas suelen tener un promedio de vida entre un par de semanas, hasta meses, todo dependerá de su especie, su hábitat y alimentación. Por ello si ves una, sólo admíralas, no las mates pues ayudan a mantener en equilibrio el ecosistema.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *